Páginas vistas en total

viernes, 16 de junio de 2017

La Tercera Venida de Pedro Sánchez, qui será, será

     


   Por mucho que P Ig ahora susurre, quien en este día lleva la manija de la Izquierda hispana es Pedro S. Retornamos pues al Día de la Marmota de la crudelísima pelea por la primacía sobre la misma. Es verdad que Pedro S nos parece ya un resucitado. Está por verse el espíritu que ahora le anima, pues sus violentas metamorfosis en cortísimos lapsos resultaron abracadabrantes. Recordemos: arribó al PSOE, aupado sobre el Aparato y sobre el Susanato, como el moderado ante las ventoleras izquierdistas de Madina. Juraba entonces que Podemos era populismo, cartilla de racionamiento y opresión. Mutó luego en radical podemifílico, y se fue a la sacristía de Évole a bautizarse en la nueva religión. Pasó de aquella Bandera Española descomunal que no cabía en el escenario a descubrir no sé cuántas naciones dentro de España. Así ganó primarias. Por dónde vaya, con tanto paso palante y patrás,  el Resucitado a salirnos ahora, con el desafío separatista ahí mismo, que incluye a P Ig a modo de tonto útil en el lote, es misterio que está por verse, y cuyo desenvolvimiento, de no ser porque con el mismo se ventila dramáticamente la suerte de España y de los españoles, resultaría, tal es su vértigo mutante, cómico a rabiar. Eso, qui será, será.       
  SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:
“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

2 comentarios:

Alejandro Casanova dijo...

Y es como aquel ambicioso visir sin principios ni escrúpulos , Iznogud, del comic francés de nuestra infancia/juventud. ¡¡Quiero ser califa en lugar del califa!!

José Antonio del Pozo dijo...

Buen apunte, Alejandro. Gracias