Páginas vistas en total

martes, 8 de octubre de 2013

Mi Ideal de vida



    Me gustaría de mayor ser George Clooney, el Gotha progresista que él representa. Sostenía Woody Allen, graciosillo, que desearía él reencarnarse en las manos de Warren Beatty, el mítico seductor de miles y miles de mujeres, ante sus encantos rendidas y licuadas. En realidad esa preferencia de Allen sólo revela su mezquino trasfondo hedonista e individualista. Lo de Clooney, dónde va a parar, es, en todos los órdenes que sopesan la valía de lo humano, infinitamente superior.
      
   A una mucho más numerosa cohorte de mujeres a sus pies encantadas –lógica cosecha de la mundialización de la economía cinematográfica- añade Clooney una incomparable superioridad de orden moral, es decir espiritual, pues, sobre el temporal abrazo de tanta carnes, abraza Él además, siendo inmensamente rico, la Causa de los débiles, de los humillados, de los infraproletarios del mundo en estos tiempos perrunos. La cuadratura del círculo, pues: aborrecer el genocida sistema capitalista y a la vez vivir en Beverly Hills le parece a uno toda una anagnórisis brutal: la Consumación de los Tiempos, vamos.  
       
   Dijo Maribel Verdú, representando quizás a los clooneys de aquí, cuando los Goya, después de acordarse de las pobres gentes que por causa de la crisis ha perdido sus vidas, que es este en que vivimos un Sistema podrido que permite a los Ricos robar a los pobres. Podría pensarse entonces que se reduce todo –como siempre, digas tú lo que digas- a un mundo dividido entre bienaventurados pobres y odiosos ricos, estos que, como sabemos, la misma posibilidad que un camello de pasar por el ojo de una aguja tienen ellos de entrar en el reino de los Cielos. Pero no. Hay una clase de Ricos divinos que reinan además en los corazones de las muchedumbres: los Ricos solidarios.
     
   Los Ricos progresistas son los auténticos Héroes morales de nuestro tiempo: sus inmensas riquezas en nada difuminan el aura de su sobrenatural bondad. ¿Acaso no firman mil y un manifiestos en pro de los desheredados de la Tierra y de la Dignidad del ser humano? ¿Acaso no exigen a los gobiernos, insobornables y vibrantes las poses, unas políticas más socialistas? ¿Acaso no actúan gratis et amore para mil y dos oenegés? ¿Acaso no pagan ellos sus impuestos? Son solidarios, so berzas.
     
   Cómo comparar esa descomunal estatura moral, esa generosidad y esa entrega sin fronteras al Mundo, con la avarienta y rácana mentalidad pequeñoburguesa del explotador tendero de la esquina.  Los Ricos progresistas acumulan así sobre su humanista figura todas las cimas del prestigio, material y espiritual a la vez: gozando de las ventajas terrenas de una existencia opípara y elitista –los Impuestos, aun siendo casi confiscatorios, en fenomenal misterio en poco menoscaban al cabo su real status de vida - son venerados además desde el fondo del corazón por las más pauperizadas muchedumbres.
    
   Y si además son guapísimos, si a su paso se les derriten a diestra y a siniestra, patricios y plebeyos, intelectuales e ignaros, ni te cuento. Por si lo anterior fuera escaso dividendo, se aseguran encima la Buenaventuranza futura: la Historia sin duda les registrará para siempre  entre el puñado de almas más nobles y altruistas, visionarias y comprometidas siempre con los anhelos de un mundo mejor y más justo, toda esa música celestial para el arrullo de las generaciones venideras.

     De ahí, ya te digo, lector, toda la nostalgia agazapada en el espíritu de uno por, caso de tener una segunda oportunidad sobre la Tierra, ser  todo un  Clooney.


LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

5 comentarios:

Napo dijo...

Don José Antonio, envidie usted los platos con tacón que se merienda el Cluny; pero no a él. Él, al contrario que usted no es creador. Sólo interpreta al dictado. Su fuera peón de albañil tanbién sería bueno, ya que el hombre hace bien sus deberes laborales.

El altruísmo ( lo moral de la cosa) de los megaricos se va derrumbando. El menesteroso abre la mano y coge el dinero, pero sabe bien las intenciones publicitarias del donante.

En la Caridad, la sinceridad va directamente relacionada con la publicidad del evento.

César dijo...

Tenía un discurso de mil palabras escrito, pero al final resumiré. Voy a darte la razón. Un progre rico es un pobre rico.
Pero no te atrevas a meterte con Francisco!

José Antonio del Pozo dijo...

-Napo: muchas gracias. Me parece q Clooney y cía no hablan de caridad, ellos piden revolución.
-César: lástima de discurso, yo creo q los Ricos progres son el ideal de estos tiempos. ¡Me costaron seguidores el articulito crítico sobre el Papa! No tengo remedio, ya ve, nunca llegaré a nada, no me trabajo ni mi clientela natural.

Napo dijo...

¿Don José Antonio, dónde esta ese artículo crítico sobre el Papa?

Me interesa muchísimo. Gracias. Es el único Papa del que no puedo presumir y eso me jode.

José Antonio del Pozo dijo...

-don Napo: está el 26-9-2013. saludos
(un segundo libro, me dice? hasta que no cubra gastos del primero, nada? un abrazo